Rechazo al proyecto nacional de modificación de la Ley de Salud Mental

Quienes suscriben, Enfermeros, Terapistas Ocupacionales, Psicólogos, Psiquiatras, Trabajadores Sociales y Acompañantes Terapéuticos expresamos nuestra profunda preocupación y rechazo al proyecto de modificación de Ley Nacional de Salud Mental enviado por el Poder Ejecutivo Nacional al Congreso de la Nación ya que pone en riesgo el principio de autonomía y las libertades individuales de las personas ante la sola presunción de padecer problemáticas de salud mental y adicciones, ignorando las distintas experiencias que proponen intervenciones desde una perspectiva de derechos. Se propone volver al modelo manicomial dándole a los jueces el poder arbitrario de internar o externar personas que cursen por una crisis subjetiva, sin tener que consultar a los equipos sanitarios tratantes, contradiciendo las convenciones y tratados que la ONU y la OMS (Organización Mundial de la Salud) y estableciendo que la internación involuntaria ya no será una excepción.

Existen bastos ejemplos de cómo estos mecanismos fueron usados para despojar a las personas de sus patrimonios o incluso como modalidadl de violencia de género. El proyecto de ley desregula las incumbencias de los profesionales, para de esta manera incorporar recursos humanos sin la acreditación académica necesaria, poniendo en riesgo a la población. Los laboratorios se destacan entre los interesados, así como comunidades terapéuticas más preocupadas por sostener el cupo de camas llenas que velar por el bienestar de a quienes internan.

Se vuelven a utilizar categorías estigmatizantes y segregativas como “enajenado”, caracterizando a quienes sufren como peligrosos, psicopatologizando el dolor emocional y dando por tierra que somos sujetos con una historia, con vínculos significativos, que pertenecemos a una cultura particular y un contexto geográfico que nos determina.

Lo que está en el centro, es la inminente precarización de los profesionales, la deshumanización de las intervenciones y la restricción del acceso a las prestaciónes. No se necesita cambiar leyes sino cumplir con las que están: brindar el financiamiento necesario para que todo hospital general cuente con el servicio de Salud Mental y se puedan desplegar programas comunitarios de prevención; y sobre todo no reproducir en una problemática tan sensible las políticas neoliberales, que provocan desigualdad, aumentan la inequidad y generan incertidumbre.

Para finalizar, adherimos al posicionamiento de la Asociación Argentina de Salud Mental, donde en su comunicado insta al Poder Ejecutivo Nacional a rever su posición de modificar la ley, solicita a los diputados y senadores a rechazar las propuestas contenidas en el proyecto de ley, y por último, ruega a la sociedad argentina a informarse acerca del enorme retroceso en la atención y los derechos humanos que significaría la modificación de la Ley Nacional de Salud Mental 26.657.

No hay salud mental sin libertad, no hay libertad sin derechos.

Volver arriba

Somos parte del proyecto nacional y popular, representados por Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner en el gobierno nacional, y por Axel Kicillof y Verónica Magario en el gobierno provincial.

Instagram

Seguinos